¿Por qué Halloween se ha convertido en un fenómeno mediático?

Calabazas, brujas, fantasmas y miedo, mucho miedo. Como el 99% de webs, redes sociales, medios de comunicación, comercios y cualquier tipo de establecimiento en esta época, hablamos de Halloween.

Esta fiesta se ha convertido en un fenómeno mediático y analizamos por qué:

  • Amplio público objetivo. Mayores y pequeños. Caramelos y disfraces para los más pequeños (que, naturalmente, compran sus padres) y ocio y diversión para jóvenes en forma de fiestas sobre todo.
  • Mensaje apto para todos los públicos. Fiesta religiosa disfrazada de pagana o viceversa. Aunque su origen es pagano, con la cristianización de Europa se llevó al terreno religioso; los americanos se han encargado de ocultar ese significado consiguiendo una aceptación mayoritaria, sin olvidar su cercanía con “Todos los Santos”.
  • Buen eslogan. “Truco o trato”, es fácil de memorizar, reconocible, claro y directo, se identifica perfectamente con el “producto” Halloween.
  • Socialización. Aunque el modo de vida en los núcleos urbanos de nuestro país resta glamour a aquello de ir de puerta en puerta por la calle pidiendo caramelos, por eso de los pisos, el ascensor y los rellanos… Hay que reconocer que disfrazarse para asustar en casas ajenas a cambio de chucherías acompañado de hermanos mayores, tíos, amigos o los propios padres, socializa.
  • Mensaje dinámico. Halloween ofrece diversión. Eso es indiscutible. Nos gusta disfrazarnos y dos veces al año, mejor que una. Si además se trata de asustar, ¿dónde está el problema? Los comercios y la hostelería lo saben y organizan fiestas temáticas y eventos diversos.
  • Concepto versátil. El resto de negocios, aparte de los anteriores, también se benefician de las opciones de Halloween. Desde el deporte, hasta la cultura, pasando por la cosmética, la gastronomía, el turismo, las mascotas… Cualquier sector de cara al público puede aprovechar el filón de las calabazas y las brujas.
  • Tema atractivo e interesante. El encanto y la fascinación por su relación directa con el más allá, espíritus y lo desconocido provoca una atracción inevitable. Hasta el más reticente acaba rindiéndose sin remedio al omnipresente Halloween.
  • Creatividad. La imaginación y creatividad se ponen a prueba entre marcas y compañías grandes y pequeñas. Google lo demuestra con cifras: Halloween, brujas, calabazas, disfraces y caramelos son los términos más buscados en el mes de octubre desde 2005.
  • Publicidad. Es la gran promotora y la gran beneficiada de este boom. Halloween crece gracias a la publicidad y ésta se alimenta del auge imparable de esta fiesta ya que nadie quiere quedarse atrás y desaprovechar la oportunidad de llegar a su público a través de algo que gusta.

FotorCreated

Tras analizar algunas claves del poder mediático de esta fiesta, que es mucho, queremos difundir que no se trata de una fiesta “importada” de Estados Unidos, sino que el origen de Halloween es europeo. Concretamente, procede de una fiesta celta pagan llamada Samhain o Samaín (fin del verano) y en ella se celebra el final del verano y de la temporada de cosechas en Irlanda, dando comienzo al año nuevo celta, que coincide con el solsticio de otoño.

Esta fiesta fue muy importante en Europa hasta la llegada del cristianismo, que le confirió un significado más religioso. De hecho, Halloween procede de la unión de la expresión inglesa “all hallow´s eve”, o lo que es lo mismo, “la víspera del Día de Todos los Santos” y Todos los Santos, celebrado el 1 de noviembre, es una fiesta cristiana en honor a todos los santos y mártires.

Durante el paso de esta fiesta por los Estados Unidos ha sufrido algunas modificaciones adoptando el miedo como principal símbolo identificativo, junto a calaveras, calabazas, brujas, fantasmas, disfraces y todo aquello que provoque el máximo terror posible.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *